Volver al origen

Recientemente un amigo y yo estuvimos hablando del miniaturismo, de cómo habíamos empezado, y eso me hizo recordar mis inicios. Los primeros contactos fueron a través de las revistas, concretamente de Todo Modelismo y del coleccionable Modelismo Aplicado. No fueron las primeras, yo accedí a estas publicaciones a finales de los años 90. Hubo otras grandes obras en los años 80, Gran Enciclopedia del Modelismo (1987), y Modelismo y Dioramas (1991).

Hoy las miro con nostalgia porque de ellas aprendí mucho sobre modelado, pero sobre todo porque me asomaron a un mundo lleno de creatividad que de otro modo podría no haber descubierto nunca.

A pesar de la enorme accesibilidad de la que disponemos hoy por medio de la red, y de la rápida respuesta que obtenemos en cualquier consulta que hagamos en los foros, –y con esto no dirijo ni críticas ni señalo como inconveniente el uso del medio digital- yo no tengo aquella emoción que me proporcionaba recibir las revistas ya fuese por correo o yendo al quiosco o librería. Es cierto, soy un apasionado de la era analógica y por esa parte romanticista quiero dedicar en este breve post un pequeño homenaje a todos los que hicieron posible la difusión del modelismo en esos años. Hoy siguen desempeñando la misma labor que entonces, adaptándose, reinventándose, pero enseñándonos cosas nuevas.

¿Cuántos de nosotros nos iniciamos así? Estoy seguro de que muchos.